Sarbatori fericire!Felices fiestas!

 

Va dorim voua, familiilor voastre si tuturor celor apropiati Craciun fericit si un An Nou cat mai bun!

2008 a fost un an foarte bun pentru Fan Clubul  ¨Siempre con David Bisbal¨ in Romania.

 

A fost un an plin, cu multe schimbari si foarte multa munca dar care a culminat cu minunatul concert din 11 decembrie!

Cel mai frumos dar de la Mos Craciun!

Dorim sa va multumim tuturor pentru suportul, devotamentul si increderea de care ati dat dovada.

Suntem mandre de voi si de ceea ce am reusit sa obtinem impreuna! Sa continuam cu succes si in anul 2009!

Sarbatori fericite!

Cu cele mai bune ganduri,

Conducerea Fan clubului Oficial ¨Siempre con David Bisbal¨ Romania

Urarile vin si din partea lui David:

http://www.davidbisbal.com/multimedia/resultados.php?resultado=2&tipo=1&objeto=212

 

Concierto de David Bisbal en Rumanía

El cantante actuó el 11 de diciembre en la Sala Palatului ante una multitud de fans.

 

Dos semanas antes de la Navidad, el artista David Bisbal logró hechizar a miles de personas que vinieron para absorber el milagro de sus canciones en Sala Palatuli. Todo fue arreglado hasta en los más pequeños detalles. De repente las luces tenían poca intensidad. La multitud estalló. Aparecieron los músicos. Las voces se transformaron en gritos. El susurro de los aplausos era incontenible. Por fin una silueta oscura hizo su aparición. “Es él” “Él” se oyó por doquier. Por unos instantes la multitud de gente no respiró, luego como si alguien lo hubiera ordenado, las primeras filas de la sala, cargadas de chicas para las que la espera había terminado, se levantaron y empezaron a bailar. “Bulería, bulería/Tan dentro del alma mía/es la sangre de la tierra en que nací” empezó Bisbal más enérgico que un huracán. “Viva España” gritaba la sala. “Me siento tan feliz por haber llegado a Rumania” confesó el artista. Luego empezó su odisea que lo hace, en cada instante, irresistible: la música. Cantaba con toda su alma, de todo corazón, cantaba sujetando unas rosas a su pecho, cantaba envuelto en la bandera rumana recibida de una fan. De vez en cuando apretaba, con fuerza y delicadez al mismo tiempo, las manos emocionadas tendidas hacia él, en un intento de fusionar su alma intensa con el del público. En un momento, se agachó elegantemente y tocó con sus labios la mano de una señorita, bajo las miradas vigilantes de los guardaespaldas.

EL HURACÁN. Pero no la novedad de la actuación artística alzaba a la gente de pie, sino la energía sensual que Bisbal emanó desde los primeros minutos de su concierto. El artista “llenó el escenario” desde el principio. Muchos jóvenes sabían de tal forma sus canciones, que el artista totalmente conquistado por el público, volteó el micrófono hacia la sala y escuchó encantado. Nos mostró a todos lo mucho que significaba para él compartir su música con los demás. “Ahora vosotros también sois mi familia” dijo con mucha alegría, indicando su corazón que se derrita de alegría, añoranza o tristeza en sus canciones. Bisbal alternó su programa – canciones rápidas y llenas de ritmo, baladas para los soñadores enamorados. Participó cuerpo y alma, y sus admiradoras le comieron con las miradas desde el principio hasta el fin.

 

Después de un show de dos horas, Bisbal nos volvió a servir otra dosis de Bulería para luego desaparecer detrás de las bambalinas.  

 

fuente: davidbisbal.com

 

%d blogeri au apreciat asta: